Entender la tecnología

Entender la tecnología

Wimba-entender-robot

Vivimos inmersos en plena era digital. Se ha ido normalizando el uso de la tecnología en nuestras vidas de forma que, en muchos casos, ni siquiera somos conscientes de que la estamos utilizando. En especial, la generación a la que llamamos “nativos digitales“, asume el uso de dispositivos conectados a Internet como un bien básico más.

Pero la revolución sigue en marcha. Y avanza deprisa. El desarrollo de Internet ha facilitado que gente de todo el mundo se comunique con facilidad. Y esto ha creado una comunidad de conocimiento y colaboración que ha provocado el desarrollo de nuevas formas de crear y crecer. Las tecnologías que antes surgían en el ámbito del laboratorio de investigación, se quedaban ahí o se trasladaban, a costa de tiempo y dinero, al sector industrial. Pero ahora se están desarrollando y compartiendo herramientas tecnológicas que llegan a cualquier rincón del mundo y que no precisan de costosas inversiones para implantarse.

Los elementos necesarios para diseñar y crear los inventos y las soluciones innovadoras para las siguientes décadas se pueden tener en casa o en las escuelas como nunca antes pudo hacerse. Y dar acceso a los niños a ésto es una importante inversión de futuro.

Es educativo, es divertido, y les motiva para plantearse un futuro en el que ellos pueden idear soluciones reales y factibles para un mundo mejor.

El área en el que se está poniendo especial interés en el desarrollo de herramientas adaptadas para ser usadas por niños es el de la programación. Están surgiendo varias iniciativas orientadas a que los niños aprendan a programar y puedan crear sus propios juegos y aplicaciones.

Pero los niños también necesitan un entorno tangible, físico, con el que interactuar. De hecho, muchos padres buscan propuestas que “despeguen” a sus hijos de las pantallas de ordenadores, tablets o smartphones. La robótica crea el marco ideal para trasladar el objeto de la programación al mundo físico. La robótica educativa, además, plantea el reto de superar los obstáculos propios de ese entorno físico: dimensionamiento, energía, movimiento,…

Y un tercer ámbito que se deriva de la programación y de la robótica, pero que, a la vez, alimenta a éste último, es el de la impresión 3D. En éste área tecnológica, los niños trabajan sobre su creatividad y su visión espacial para diseñar prototipos, esculturas imposibles o mecanismos que serían costosos de producir por otros medios. Y cuando diseñan la carcasa o el chásis de su robot, cierran el círculo. Un robot (la impresora) ayudando a crear otro robot.

Ayudar a los niños, desde pequeños, a entender estas herramientas tecnológicas, les amplía el horizonte del pensamiento y les dota de una visión que les permitirá progresar más deprisa en su capacidad creativa y de razonamiento.

¿Cuáles son, para ti, las ventajas de enseñar a los niños a programar?

 

 

 

Carmen Bartolomé
carmenbvg@gmail.com